Uruguay tiene aviones ambulancia desde 1928. - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

lunes, 5 de marzo de 2018

Uruguay tiene aviones ambulancia desde 1928.

Durante la Presidencia del Dr. Juan Campisteguy en 1927, se resolvió la adquisición de dos aviones “Breguet 14 tipo Tbis” ambulancia, para el Servicio de Sanidad del Ejército y la Marina; los que fueron recepcionados por la Escuela Militar de Aviación en junio de 1928. En ese entonces, la Fuerza Aérea era parte del Ejército Nacional.



La Escuela Militar de Aviación contaba desde 1920 con varios aviones del tipo Breguet de motor Renault de 300 hp, de los cuales algunos eran de observación y otros de bombardeo. A partir de 1928, se comenzó a utilizar a estos por primera vez en Sudamérica, como ambulancia. En el fuselaje se encontraba lo que a golpe de vista lo distinguía como sanitario, teniendo pintado sobre un círculo blanco una cruz roja en su fuselaje.

A mediados de 1931, el Ministerio de Salud Pública asesorado por la Escuela Militar de Aviación, adquirió de Francia un avión Farman F-190, con motor Lorraine de 250 hp, aparato de ala alta que serviría como ambulancia aérea por muchos años. Por medio de un convenio entre el Ministerio y la Escuela Militar de Aviación, esta máquina era de propiedad y dependencia administrativa del MSP y conservación, mantenimiento, dirección técnica y pilotaje a cargo de lo que años más tarde sería la Fuerza Aérea Uruguaya.

En setiembre de 1931, es entregado como ambulancia aérea a la Aeronáutica Militar, un avión De Havilland DH 89s “Dragón Rapid”, biplano, bimotor, siendo este el primer avión con más de un motor que se volaba en la Aviación Militar. Su matrícula fue el CX-ABL (matrícula civil), pues pertenecía al Ministerio de Salud Pública, pero estaba asignado como el Farman, a la Aeronáutica Militar. Tenía capacidad para piloto, acompañante y cuatro camillas, aeronave que cumplió con esa tarea hasta entrado el 1948.

En el mes de agosto de 1949, se arman y prueban en el Aeródromo “Ángel S. Adami” dos aviones ambulancia Ryan Navion L-17A, monoplanos metálicos de ala baja y tren retráctil (cuadriplazas), adquiridos para sustituir al  “Dragon Rapid” por el Ministerio de Salud Pública. Estos aviones pintados de color granate, se los identificaba por sus números de fabricante (1903 y 1904) no contando con matrícula ni civil ni militar, teniendo en el fuselaje pintada una cruz blanca. Este tipo de aeronave fue asignada al entonces Grupo de Aviación No.4 en 1951; cumpliendo cantidad de misiones. Ellos dieron muy buenos resultados, por lo cual la Aeronáutica Militar en 1951 adquirió en fábrica tres aviones Ryan Navion L-17B, los que vinieron a la actual Base Aérea “Cap. Boiso Lanza”. Fueron matriculados con los números 520, 521 y 522. Con ellos se usaron como ambulancia, enlace y transporte ejecutivo, dando buenos resultados. Aún es posible ver parte de su cabina de vuelo en el Museo Aeronáutico, Cnel. (Av.) Jaime Meregalli. En el mencionado museo, también es posible encontrarse con un Piper AE 1 que perteneció a la FAU como avión ambulancia y sanitario.

Hoy día en la Fuerza Aérea Uruguaya

Con la adquisición de los primeros helicópteros Bell H-13G, el uso de los helicópteros en la Institución, trastocó la forma del traslado y ayuda a las personas con necesidad de urgente auxilio o asistencia por los medios aéreos. Los UH-1H, Bell 212, AS-365, así como más tipos de aeronaves de ala fija como son el C-212, U-206, C-120, C-95 y C-130 entre otros, han marcado en nuestra historia desde la época heroica de la Aviación Militar, el apoyo al Ministerio de Salud Pública por parte de la Fuerza Aérea Uruguaya.

Estas tareas no son nuevas para la aeronáutica militar. Ya nuestros pioneros en la década del 20 realizaban vuelos de carácter sanitario, para la cura de la tos convulsa, vuelos de reconocida eficacia terapéutica, donde más de 80 pacientes fueron trasladados, a 3 o 4 vuelos por cada uno, obteniéndose muy buenos resultados.

En 2018, se llevan realizado más de 5 misiones sanitarias, siempre con el mismo cometido: la atención a las situaciones de atención médica sanitaria crítica de nuestra sociedad.
©FAU

No hay comentarios:

Publicar un comentario