Inauguraron la Escuelita Municipal de Ciclismo de Maldonado

Proyecto cárnico permitirá que el peso de colita de cuadril pase de 983 gramos a 1,2 kilos

El Proyecto de Mejora de la Competitividad de la Ganadería Uruguaya permitirá, entre otras cosas, que el peso de una colita de cuadril de 983 gramos pase a 1,2 kilos, indicó el titular del MGAP, Tabaré Aguerre, en la presentación del proyecto. Recordó que el corte se exporta a US$ 9.000 la tonelada. En 2015 y 2016 ingresaran 160 novillos por año. El objetivo es fortalecer la competitividad de la cadena cárnica bovina nacional.

Este jueves en Durazno, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el Instituto Nacional de Carnes y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, presentaron la nueva fase de caracterización de la calidad y la carne del “Proyecto de Mejora de la Competitividad de la Ganadería Uruguaya”, que incluyó la faena de los primeros 28 novillos que tienen datos de eficiencia de conversión de alimentos.

El proyecto que inició en agosto de 2014 y tiene fecha de cierre el año 2017, se plantea como objetivo fortalecer la competitividad de la cadena cárnica bovina de Uruguay a través del uso integrado de los sistemas de información ganadera (trazabilidad individual y cajas negras) y herramientas genómicas.

Este jueves en Durazno el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), el Instituto Nacional de Carnes (INAC) y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), presentaron la nueva fase de caracterización de la calidad y la carne del “Proyecto de Mejora de la Competitividad de la Ganadería Uruguaya”, que incluyó la faena de los primeros 28 novillos que tienen datos de eficiencia de conversión de alimentos.

El proyecto inició en agosto de 2014 y tiene fecha de cierre el año 2017. El objetivo pasa por fortalecer la competitividad de la cadena cárnica bovina de Uruguay a través del uso integrado de los sistemas de información ganadera (trazabilidad individual y cajas negras) junto con herramientas genómicas.

Se entiende que esta convergencia de tecnologías viabilizará el mejoramiento genético de la eficiencia de conversión de alimento y la calidad de canal, además de contribuir al fortalecimiento de la capacidad competitiva de la producción de carne vacuna y generando valor. De cada animal se toma una muestra de carne a la cual se le medirán determinados atributos, como su terneza y el contenido de grasa intramuscular, en INIA Tacuarembó.

En la actividad, el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, remarcó la relevancia de la innovación vista desde una perspectiva histórica, porque ayuda a desarrollar competitividad estructural y sistémica, promueve las inversiones que terminan generando futuro y permite mejorar la eficiencia de conversión del peso del animal – dos kilos sobre ocho o nueve, mejora alrededor de un 25%- y la calidad de los cortes.

Recordó que un entrecot o colita de cuadril se exporta a 9.000 dólares la tonelada y un pedazo de falda vale 2.800. “Mejorar la colita de cuadril de 983 gramos –que es el promedio- para alcanzar 1 kilo 200 gramos, me permite estar diciendo que ese el tipo de animal que debería buscar”, aseveró Aguerre.

Dijo que el programa permite la visualización “de una manera diferente a la convencional” de los impactos que el sistema de trazabilidad tiene y que puede desarrollar en la ganadería. Además, reafirmó la visión de su cartera sobre institucionalidad agropecuaria, orientaciones de política gubernamentales y realidad del país “en un momento donde no se puede perder la brújula y se debe saber navegar en todas las circunstancias”.

Reflexionó que el país se dirige a la construcción de oportunidades en términos de calidad y cantidad de trabajo, lo que significa competitividad, productividad, eficiencia, valor agregado ambiental, cuidado del agua, generación de capacidades con mejor educación.

Durante la presentación de los resultados primarios, en la sede del Frigorífico BPU, también destacó que a un año de la puesta en funcionamiento del proyecto, se llegó a la categorización de calidad de canal y carne del primer lote de novillos, unos 28 de un total de 112 en terminación.

Esta es la primera generación de novillos que ha pasado por las instalaciones en el Campo Experimental de Kiyú, que cuentan con información de eficiencia de conversión de alimento. En 2015 y 2016 está previsto el ingreso de 160 novillos cada año.

La información relevada incluye lo registrado desde la primera hasta la cuarta balanza por el Sistema Electrónico de Información de la Industria Cárnica- Seiic- y se extiende a los pesos de las medias reses frías, cuartos traseros, delantero y pistola, y los pesos de los cortes individualizado de éste último.

Los datos productivos de campo de consumo y crecimiento de los novillos medidos en la recría, y de crecimiento y engrasamiento durante la fase de terminación, se complementan con el conocimiento de genealogía de los novillos y la información que proviene de las muestras de ADN a ser utilizada para la implementación de selección genómica.

En la actividad además participaron el presidente de INAC, Federico Stanham, presidente de INIA, Álvaro Roel, el presidente de la Sociedad Criadores Hereford del Uruguay, Alejandro Costa Irigoyen, el gerente de Asociación Rural del Uruguay, Gonzalo Arroyo y Daniel de Mattos gerente general de BPU.

Comentarios