Siniestro de tránsito fatal en Punta Colorada

MIEM entregó $ 2.900.000 no reembolsables a 13 mujeres empresarias

 Los fondos corresponden a la Convocatoria a Mujeres Empresarias 8M_ 2022. En total se postularon 53 proyectos de 13 departamentos del país; 11 de ellos finalmente resultaron ganadores.


El MIEM entregó $ 2.900.000 a 11 proyectos, en el marco de la Convocatoria a Mujeres Empresarias 8M_ 2022. Previamente a la selección del tribunal, se postularon 53 proyectos de 13 departamentos del país.

Las beneficiarias pertenecen a los departamentos de Canelones, Flores, Montevideo y Salto, y se desempeñan en los siguientes rubros de actividad: cosmética natural, cuidado del cabello, joyería, alimentación saludable, gastronomía, cervecería artesanal, decoración sustentable, fabricación de objetos de vidrio e industrias textil y de la vestimenta.

Los fondos recibidos serán destinados a mejorar la infraestructura del negocio; adquirir equipamiento, herramientas, maquinaria de producción y envasado; acceder a tecnología que impactará de forma innovadora en los procesos productivos de las empresas; incorporar paneles solares; contratar asistencia técnica en materia financiera; desarrollar estrategias de e-commerce, de diseño o de packaging; e invertir en comunicación y marketing.

Las ganadoras de la edición 2022 de la convocatoria son María Jimena Castells, de la empresa NaturalMente; Gimena Dinardi, de Craft; María Eugenia Montiel, de Livegan; Ana Cardozo, de Recumple; Lucía Escardó, de Quimera; María Agustina Camejo, de Pa Campaña; Macarena Pérez, de Por culpa de Sam; María José Rey, de Majo Rey; María Sofía González, de Don Ramón; Doris Píriz y Tamara Maidana, de Motasuy; y María Valentina Quagliotti y Agustina Quagliotti, de Dulces Melodías.

El 50 % de las ganadoras reciben apoyos bajo la modalidad de fondos públicos por primera vez.

Ganadoras de 8M 2022

María Sofía González, de la empresa Don Ramón (Montevideo)

El fondo otorgado fue de $ 230.000.

Este emprendimiento, nacido en 2017, fabrica productos de calidad y funcionales, creados para acompañar el crecimiento y desarrollo de niños y bebés.

El apoyo recibido será invertido en mejoras de diseño del packaging, la contratación de una agencia de medios y la optimización del canal de ventas digital.

María indicó que contar con el apoyo del MIEM es “un orgullo, por el reconocimiento al trabajo que venimos realizando y las ganas de seguir adelante”.

Valentina Quagliotti y Agustina Quagliotti, de la empresa Dulces Melodías (Montevideo)

El fondo otorgado fue de $ 150.000.

Dulces Melodías es un emprendimiento gastronómico liderado por Agustina Quagliotti, una joven con Síndrome de Down de 23 años.

La responsable legal y comercial es Valentina Quagliotti (emprendedora y hermana de Agustina). Ambas jóvenes llevan adelante un proyecto que fomenta y promueve una sociedad más inclusiva.

El fondo otorgado por el MIEM será invertido en la compra de maquinaria y equipamiento de cocina, lo que les permitirá mejorar y facilitar los procesos de elaboración de productos como galletitas, alfajores y tortas.

Las jóvenes empresarias expresaron que este apoyo les permitirá mejorar sus procesos de trabajo y renovar también la confianza en lo que hacen. “Es muy lindo sentirnos apoyadas y acompañadas como mujeres emprendedoras”, sostuvieron Valentina y Agustina.

Lucía Escardó, de la empresa Quimera (Canelones)

El fondo otorgado fue de $ 300.000.

La empresa combina el diseño con el reciclaje de botellas de vidrio para crear vasos, floreros, copetineros y otros objetos. Sus creaciones poseen un diseño minimalista y funcional, y respetan la nobleza del vidrio, un material que es infinitamente reciclable. La empresaria corta y pule uno a uno los objetos que crea de manera artesanal, inscribiéndole su impronta propia.

El dinero recibido se invertirá en el diseño de un brochure corporativo y un catálogo de regalos; la reestructura web; servicio de fotografía; asistencia técnica en materia financiera; y la adquisición de estanterías y discos de pulido.

“Me siento muy agradecida por el apoyo, el cual es importantísimo en varios aspectos: como emprendedora me permite sentirme apoyada e impulsada a seguir adelante reciclando vidrio”, sostuvo Lucía al saberse ganadora de la convocatoria. Agregó que para el emprendimiento significa poder desarrollar un rubro que apenas era incipiente, y que permitirá aumentar la producción y contar con infraestructura y logística adecuada para consolidar ese crecimiento.

María José Rey, de la empresa Majo Rey (Montevideo)

El fondo otorgado fue de $ 290.000.

Majo Rey es una marca de lencería sostenible, fundada por la diseñadora uruguaya María José Rey en 2006. La empresa apunta a la mejora de las capacidades internas, para lograr el éxito en la exportación de un producto nacional, 100 % hecho por mujeres.

Con los fondos recibidos, la empresa incorporará una máquina recta de coser y una overlock o remalladora. También invertirá en comunicación y marketing.

“Gracias a este reconocimiento podremos incorporar nuevas tecnologías, maquinarias y personal en nuestra pequeña fábrica, para seguir creciendo con ritmo”, dijo Rey. Aseguró que también podrá darles a otras trabajadoras la posibilidad de sumarse a su proyecto, directa o indirectamente. Este se viene construyendo junto a un grupo importante de mujeres en el rubro textil.

María Agustina Camejo, de la empresa Pa Campaña (Salto)

El fondo otorgado fue de $ 260.000.

En un mundo que potencia lo efímero, Pa Campaña presenta el valor de lo duradero, a través de prendas de campo, indumentaria, vestimenta y calzado.

Con el monto recibido Agustina desarrollará mejores canales para venta on-line, herramientas de e-commerce y contenido digital para redes sociales.

La emprendedora salteña sostuvo que los fondos otorgados le dan la posibilidad de invertir en marketing y comercio digital, lo que le permitirá aumentar las ventas y generar más trabajo a nivel de la red de artesanas rurales con la que se vincula.

Macarena Pérez, de la empresa Por culpa de Sam (Montevideo)

El fondo otorgado fue de $ 350.000.

La empresa se dedica al rubro de la cerveza artesanal, creando diversas variedades del producto y comercializándolas en diferentes puntos del país.

El premio recibido será destinado a la compra de una llenadora o envasadora semiautomática de latas y una mesa de enjuague con tanque de circulación para mejorar la producción.

Por culpa de Sam es un emprendimiento familiar para el que los fondos recibidos, según Macarena, “en un momento tan incierto como el que se vivió en este período de pandemia, son realmente una inyección de energía”. Pérez concluyó: “nos impulsa a concretar objetivos, nos ayuda a tener mayor autonomía, a optimizar procesos y reducir costos. Realmente nos hace la diferencia. Estamos muy agradecidos por esta oportunidad”.

Doris Píriz y Tamara Maidana, de la empresa Motas Uy (Canelones)

El fondo otorgado fue de $ 150.000.

Las empresarias desarrollaron el primer producto nacional, natural y específico para cabellos con rulos, rizos y afro, desde el año 2018. Tamara y Doris han ido complementando la oferta de productos agregando accesorios para fortalecer los cuidados a la hora de secar el cabello, por ejemplo.

Los fondos serán invertidos en servicio de comunicación para la promoción de sus ventas, en lo que refiere a fotografía y producción audiovisual.

Sobre el premio recibido, indicaron sentir "una gran emoción" que reafirma que están en el camino correcto, lo que las llenas de “ganas e ideas para seguir”.

María Eugenia Montiel de la empresa Livegan (Montevideo)

El fondo otorgado fue de $ 350.000.

Livegan es una propuesta innovadora dentro de la oferta de alimentos funcionales y ultranutritivos en nuestro país;  promueve una alimentación saludable.

Bajo la marca Rebel Nuts, Livegan comercializa una barra triple producida 100% con base en plantas, vegana, sin azucares refinados y sin gluten. Está elaborada en crudo para conservar las cualidades de sus ingredientes originales. Es comercializada en las principales cadenas de distribución a nivel nacional y llega a los 19 departamentos del país.

El apoyo económico brindado por el MIEM será destinado a la compra de una empaquetadora Flow Pack, lo que les permitirá ganar autonomía en la producción. 

“Con el apoyo de la Convocatoria 8M podremos llevar a cabo una parte esencial de nuestro proyecto, ya que vamos a cumplir nuestros objetivos primordiales. Estamos enormemente agradecidas por este valiosísimo aporte”, reflexionó María Eugenia.

Gimena Dinardi, de la empresa Craft (Flores)

El fondo entregado fue de $ 120.000.

Craft es una empresa dedicada a la fabricación de joyas y accesorios de moda de forma artesanal, que emplea materias primas como oro, plata, alpaca, latón, cobre, piedras preciosas, guampa, nácar y cuero. Realiza objetos personalizados, que combinan diseño y calidad.

Con el dinero del premio Dinardi adquirirá herramientas de joyería para lograr mayor eficiencia en los procesos, así como para mejorar la terminación y calidad de sus creaciones.

Gimena aseguró que “esta convocatoria es un impulso y un salto de calidad” para su emprendimiento”, y agregó que el apoyo le dará la posibilidad de profesionalizar sus artesanías.

Ana Cardozo, de la empresa Recumple (Montevideo)

El fondo otorgado fue de $ 350.000.

Recumple es una empresa que se basa en la economía circular, buscando un mejor impacto medioambiental, social y económico. Apuesta a crear un mercado sustentable para los insumos utilizados durante los festejos y regalos empresariales, y ofrece una solución para el consumo excesivo en decoración. La empresa implementa el concepto de decoración usada y les da otra vida a los sobrantes de decoración, promoviendo festejos sustentables.

El premio será destinado a la compra de prensas térmicas de mesa y una máquina láser de corte y grabado. La maquinaria adquirida permitirá generar una tela plástica basada en globos metalizados, que hoy tienen un alto consumo en eventos y contaminan fuertemente el medio ambiente, debido a que llegan a tardar más de medio siglo en descomponerse.

“Con estos recursos realizamos miles de productos”. De ahora en más, “vamos a poder escalar en ideas y producción, generando artículos únicos basados en la economía circular de desechos que se generan sobre todo en eventos”, indicó Cardozo. Asimismo, sostuvo que van a sumar tres nuevos puestos de trabajo para el manejo de la maquinaria. Eso “nos alegra mucho, ya que seremos 20 mujeres creando y comercializando un consumo más responsable”.

María Jimena Castells, de la empresa NaturalMente (Montevideo).

El fondo entregado fue de $ 350.000.

NaturalMente aborda los problemas éticos y de sostenibilidad que enfrenta la industria de la cosmética natural, ofreciendo alternativas saludables para el cuerpo y el ambiente.

Es una empresa de raíces familiares que diseña y elabora productos de cuidado personal natural.

Con los fondos recibidos, Castells se propone generar una usina de producción rural de activos botánicos desde el campo. Próxima a las sierras de Maldonado, se diseñará, construirá y equipará. También se comprarán e instalarán paneles solares y se invertirá en materiales de fotografía y video para promocionar a la empresa. 

Según María Jimena “acceder a estos impulsos nos permite desarrollar nuestras metas y sueños, expandir nuestro mensaje y continuar creando posibilidades desde nuestra perspectiva, que prioriza la sustentabilidad y el bienestar colectivo”. La empresaria también celebró “la visión de esta iniciativa y que se siga promoviendo este tipo de apoyos”.

Sobre la convocatoria

La Convocatoria a Mujeres Empresarias 8M contribuye con el desarrollo de emprendimientos de mujeres en áreas clave de la actividad productiva y constituye una política de género afirmativa de la cartera que promueve la autonomía económica. Esta es una línea priorizada por el Consejo Nacional de Género que el MIEM integra.

Tiene la finalidad de visibilizar el trabajo de las mujeres en el sector productivo nacional, además de los apoyos económicos que se otorgan, socializando los logros de las beneficiarias y todas las emprendedoras y empresarias nacionales. Promueve la generación de empleo genuino, en especial empleo de calidad para mujeres; la promoción de asociatividad y externalidades positivas a nivel económico y social; así como la contratación de proveedores nacionales vía la compra de componente nacional.

La convocatoria aplica asimismo la variable territorial, que pondera los proyectos del interior del país (sobre todo los ubicados al norte del Río Negro) y brinda talleres y orientación a las participantes. Promueve la incorporación de tecnologías limpias y de eficiencia energética y puntúa favorablemente proyectos que contemplan la economía circular, la sostenibilidad y la reducción del impacto ambiental.

El tribunal evaluador está integrado por la responsable de la Unidad Especializada en Género (que lleva adelante este programa) del MIEM, un técnico de la Dirección Nacional de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas (Dinapyme),  y una integrante de Inmujeres-Mides.

Comentarios