Gasshuku del Instituto de Karate Tradicional Uruguayo se realizará en Piriápolis

Cuarta edición del Sello de Calidad con Equidad de Género

 El miércoles 22, el Ministerio de Desarrollo Social -a través del Instituto Nacional de las Mujeres (InMujeres) - realizó la presentación de la Cuarta Edición del Sello de Calidad con Equidad de Género. Se trata de una norma certificable que promueve el cambio cultural y estructural en el ámbito laboral.
.

Mediante esta certificación, InMujeres reconoce a las organizaciones públicas y privadas que llevan adelante un sistema de gestión de calidad con equidad de género en sus ámbitos de trabajo.

El evento tuvo lugar en el cuarto piso del Radisson Victoria Plaza y convocó a representantes del ámbito público y de empresas privadas que apuestan a reducir las brechas de género en el ámbito laboral. Lo hacen a través de la incorporación de acciones planificadas y procedimientos para transformar las estructuras de trabajo y la gestión organizacional de la forma más justa y equitativa.

La presentación y oratoria estuvo a cargo de la vicepresidente de la República, Beatriz Argimón; la directora de InMujeres, Mónica Bottero; la presidenta de la Organización de Mujeres Empresarias, Ejecutivas y Emprendedoras del Uruguay (OMEU), María Michelena; y la directora de programas de la Organización de Naciones Unidas (ONU Mujeres) en Uruguay, Magdalena Furtado.

La certificación

“Hoy es un día de mucha importancia, es un avance que tiene que ver con las políticas públicas en contacto con el ámbito empresarial y con una larga aspiración que, entendemos las mujeres, es necesario visibilizar”, dijo Beatriz Argimón. Sostuvo que “el mundo define que este es un camino que debemos transitar, especialmente si entendemos que a través de estas señales estamos marcando la necesidad de considerar las miradas femeninas y masculinas en todos los órdenes de la vida en igualdad de condiciones”.

Por su parte, Mónica Bottero indicó que esta es una demanda que vino de las mujeres y de muchos varones del sector empresarial, sobre todo exportadoras y empresas instaladas en el exterior, cuyos productos son analizados desde el punto de vista de su elaboración y su valor agregado. Explicó que la primera etapa de esta política de Estado data de 2009 y se enfocaba específicamente en instituciones públicas (en la actualidad existen 14 que ya están certificadas). Puso como ejemplo a UTE (que ya alcanzó el Nivel 2 de certificación, siendo la única en esa etapa), OSE, UdeLaR, Ministerio de Turismo, entre otras.

En 2022, se acercó Durmientes del Uruguay (constructora de las vías del tren de UPM), primera empresa privada con la inquietud de alcanzar la certificación en género. Luego, se fueron acercando otras (UPM, Katoen Natie, franquicias de Starbucks, empresas de la Unión de Exportadores, etc).

...

Desde la perspectiva de ONU Mujeres Uruguay, Magdalena Furtado remarcó la importancia de que Uruguay cuente con este sello único, institucionalizado para los ámbitos público y privado (con el liderazgo de InMujeres). “Este sello identifica al país, le abre puertas y le permite competir en otros mercados”.

María Michelena de OMEU, durante su oratoria, dijo que “hablar de igualdad de género no solo es un derecho humano fundamental, sino que también habla de la construcción de un mundo más sostenible, más justo, más igual”. Se expresó respecto a la sostenibilidad en el ámbito empresarial, concepto que contempla tres aspectos: la sostenibilidad económica (creación de la riqueza y prosperidad de las naciones), la sostenibilidad medioambiental (responsabilidad de cuidar todos los días el planeta que habitamos) y la sostenibilidad social (impacto social que hacen las empresas, las corporaciones y las instituciones en la sociedad). “En ese sentido, este sello acerca al sector privado una herramienta para acompañar los procesos de sostenibilidad”, es decir: serlo, parecerlo, medirlo, certificarlo y acercarlo al mundo. Agregó que esto es parte natural del modelo de creación de valor de una empresa. Los consumidores, los reguladores, los tratados internacionales, los acuerdos libres de comercio necesitan y exigen que una empresa, a lo largo de una cadena de valor, pueda certificar y dar fe que el impacto en la sociedad en la cual opera, está dejando una huella positiva en lo que refiere a sostenibilidad social; la política de género es, justamente, el principal puntal.

Diseño

El Modelo de Calidad con Equidad se estructura en cuatro niveles: Compromiso, Implementación, Mejora y Sostenibilidad.

A su vez, las acciones se ordenan en ocho ejes con propuestas específicas en cada nivel. Los ejes son: Estrategia para la equidad de género; Discriminaciones en el ámbito laboral y violencia basada en género; Selección y competencias del personal; Sistema de remuneraciones; Capacitación, oportunidades de desarrollo y ámbito laboral; Corresponsabilidad social y de género en los cuidados; Comunicación y responsabilidad social; evaluación, análisis y mejora.

Comentarios