Constanza Robaina (SUTIGA): «No queda mucho por revisar porque la mayoría de los programas ya no existen» - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

Breaking

miércoles, 5 de mayo de 2021

Constanza Robaina (SUTIGA): «No queda mucho por revisar porque la mayoría de los programas ya no existen»

 La noticia del cese del ministro Pablo Bartol al frente del Mides no sorprendió al Sindicato Único de Trabajadores de Instituciones Gremiales y Afines (SUTIGA) porque desde su percepción, «se notaba que no tenía respaldo político».


Según explicó al Portal del PIT-CNT, la licenciada en Trabajo Social y dirigente del SUTIGA, Constanza Robaina, al sindicato le preocupa que la llegada del nuevo ministro Martín Lema sea en clave de «revisión» o «articulación» y no en cambio de promoción de políticas públicas en materia de desarrollo social. «Eso de revisar los programas no tiene mucho sustento porque en realidad no queda mucho por revisar ya que la mayoría de los programas ya no existen». En función de las informaciones que se han conocido hasta el momento a nivel público, el sindicato considera que la impronta que le quiere dar el nuevo ministro a la cartera es la de «un rol articulador» y no constructor o impulsor de políticas públicas en materia de desarrollo social.

En relación a las expectativas de diálogo con el nuevo jerarca, Robaina dijo que en realidad «ya casi no teníamos diálogo» con el ministro saliente, y esperamos que eso se modifique, «aunque por sus declaraciones, parece un tanto intransigente». De todos modos, el sindicato tomó positivamente que se haya designado a una mujer -Andrea Brugman- en la subsecretaría. «Eso es importante especialmente en un ministerio donde trabajamos tantas mujeres, o bien como funcionarias o como tercerizadas. Por lo que esa designación puede ser vista como una buena señal».

Perfil de Lema

Desde que se supo que Martin Lema había sido designado por el presidente Lacalle como nuevo ministro del Mides, muchos recordaron distintas declaraciones públicas sobre temas vinculados a las políticas sociales y especialmente el episodio cuando interrumpió el discurso de la diputada Verónica Mato, cuando hablaba de violencia machista. Para Robaina, ese gesto político es imposible de olvidar. De todos modos, aclaró que confía en que se inicie una nueva etapa en el ministerio priorizando las políticas públicas, aunque hasta el momento no han recibido ninguna comunicación directa y todo lo que saben ha sido por las informaciones de prensa.

Asuntos pendientes

Por ahora, el sindicato aguarda una reunión de trabajo con el director de gestión territorial, Alejandro Sierra, «por la decisión de cerrar el Servicio de Orientación, Consulta y Articulación Territorial (SOCAT) a partir del 7 de julio de este año. Ese es uno de los pocos programas tercerizados que queda en gestión de Mides», explicó. «Son equipos de atención directa, también trabajan en la articulación con otras instituciones, tienen mucho anclaje territorial y muchos años de experiencia. Es de los programas con mayor antigüedad del Mides y ahora se conoce la decisión política de no continuarlo y que básicamente lo que quede es la entrega de canastas. Creemos que es un error, se pierde el acompañamiento de la población, el poder estar en el hogar con las personas, la cercanía que el Mides siempre tuvo eso desaparece que todo quedará en manos de un chatbot de inteligencia artificial. Esa es una decisión tomada. Las organizaciones de la sociedad civil hicieron una contrapropuesta al director pero ya la rechazó, por lo que unos 150 compañeros y compañeras quedarán sin trabajo».

El diagnóstico del sindicato sobre la realidad actual del ministerio responsable de las políticas sociales es sombrío. «Se avanza en recortes, se avanza en la pérdida de calidad en las políticas públicas sociales y en la precarización del trabajo. Ese es el rumbo de este ministerio. Se están precarizando las condiciones de trabajo de los técnicos, de los operadores sociales y eso impacta directamente en la calidad de las políticas que se brinda».

La pandemia ha sido un factor determinante que ha impactado de lleno en la población más vulnerable y allí es donde las políticas sociales deberían servir de «contención» para vastos sectores de la ciudadanía. «No hay diálogo con la base en el territorio ni con las organizaciones, hay una línea muy clara de desarticulación y de centralizarlo todo con las intendencias. Y ese es un terreno complejo porque hemos recibido denuncias sobre vínculos clientelares de las intendencias y la entrega de canastas, son temas delicados y que son motivo de preocupación».

Diálogo siempre

Robaina dijo que el sindicato apuesta siempre al diálogo y que confían en que con el nuevo ministro eso se pueda concretar. «Hacia allí vamos. El diálogo es el camino. En este contexto, está claro que nosotros estamos acotados en nuestras posibilidades de reclamos, ya que por la situación sanitaria no nos podemos movilizar con lo hemos hecho en otras oportunidades. Pero vamos a defender nuestros derechos, nuestros legajos y nuestros puestos de trabajo. Trabajar así, con este desmantelamiento es desolador. Recibís la preocupación, la angustia de la gente y los problemas sociales se agudizan. Y cuando esto sucede, hay aumento de consumo de pasta base, las situaciones de violencia son más severas y las alternativas de salida son mucho menores porque los programas en territorio se han ido desarticulando. Por eso decimos que el panorama se vuelve desolador».

Refugios

En relación la atención de las personas en situación de calle, la dirigente de SUTIGA dijo al Portal de la central sindical que la administración de Bartol «deja un desorden» importante. «En el final del mandato cambiaron los términos de referencia para las organizaciones y cooperativas que gestionan los refugios, los servicios a personas que están en calle y esos cambios implicaron recortes presupuestales, al igual que en el resto de los programas, pero además pérdida de autonomía en las organizaciones que gestionan los refugios. El Mides pasó a administrar directamente las casas y los alquileres de los lugares donde se gestionan los refugios y eso trajo como consecuencia que en cuestión de 24 o 48 horas varios refugios fueron desalojados o desarmados. Se generaron desfasajes movimientos y traslados, y hubo refugios que por unos días, no pudieron funcionar, y por lo tanto, los usuarios tuvieron que  ser repartidos en otros lugares y los trabajadores no tuvieron dónde ir a desempeñar su tarea. Esa situación generó por unos días, un verdadero caos y mucha incertidumbre tanto en trabajadores como usuarios. Por todo ello, nos interesa mucho conocer qué postura va a tomar el ministro Lema en relación a la atención de las personas en situación de calle. Porque cada vez son más, y se nos viene el invierno», sentenció.
©Portal PITCNT.UY

No hay comentarios:

Publicar un comentario