El Municipio de Piriápolis presenta el Recetario “Con lo que hay” - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

Breaking

jueves, 23 de abril de 2020

El Municipio de Piriápolis presenta el Recetario “Con lo que hay”

El Municipio de Piriápolis comunica que a pedido de algunos vecinos, hemos considerado oportuno compartir el recetario que se adjunta a las canastas de alimentos que entregamos. Este recetario fue elaborado con trabajo solidario y voluntario de vecinos entre los cuales se encuentra una Licenciada en Nutrición.


La iniciativa surgió de la necesidad de brindar información para el mejor aprovechamiento de los alimentos que se entregan en las canastas. Recetas básicas y económicas “Con lo que hay”

Arroz con leche:

1 litro de leche (si es en polvo, preparas la leche primero), 2 huevos, 12 cucharadas grandes de azúcar, 9 cucharadas grandes de arroz. Para dar gusto (opcional y no indispensable): canela (1 ramita o cucharadita en polvo, vainilla 1 cucharadita, ralladura de limón 1 cucharadita). Puedes hacer la mitad de la receta
Hierves la leche (si usas canela en rama o ralladura de limón, le agregas mientras de calienta), agregas el arroz y cuando esté listo le agregas rápido y revolviendo 2 yemas batidas con 8 cucharadas de azúcar (si le pones vainilla, también ahora). En 3 minutos está pronto para enfriar en un recipiente. Con las claras haces un merengue (4 cucharadas de azúcar y 2 claras) y se lo vuelcas encima al arroz con leche. Si usas canela en polvo, le pones una pizca al servir.

Crema de maicena:

1lt de leche (si es en polvo la preparas antes), 2 huevos, 8 cucharadas de azúcar, 4 cucharadas de maicena. Si tienes, 1 cucharadita de vainilla y/ o 4 cucharadas de cocoa (para hacer postre de chocolate, si tienes menos, no hay problema). Puedes hacer la mitad de la receta.
Hierves la leche y agregas 2 huevos batidos previamente con el azúcar y la maicena, puedes mezclar previamente el huevo con el azúcar con un cucharón de leche de la que está en la olla, así evitas grumos y cocción despareja (este es el momento de poner la vainilla). Cuando espesa y casi ves el fondo de la olla  cuando revuelves, está lista para dejar enfriar (si le agregas cocoa puedes hacerlo ahora revolviendo bastante hasta mezclar). Puedes hacer un caramelo (4 cucharadas de azúcar calentada en un sartén hasta tomar color dorado) y volcarlo enseguida sobre la crema

Crema de avena:

Igual que la de maicena, pero cambias la maicena por 12 cucharadas de avena o cambiando 2 cucharadas de maicena por 4 de avena.

Fruta con Avena:

La banana pisada mezclada con avena queda ideal; manzana rallada también, puede agregarse jugo de media naranja. Otra posibilidad es hacer jugo con una naranja, agregar avena y algo que endulce si fuera necesario (miel sería lo ideal). Otra puede ser hacer licuados de leche en polvo con 1 banana y avena.
En lo posible, evita el azúcar, la fruta es dulce por naturaleza.

Pop:

Maíz pisingallo, 3 cucharadas, media cucharada de aceite, 4 cucharadas de azúcar (opcional).
En una olla mediana con tapa, pones el aceite, agregas el maíz y revuelves hasta que todo el maíz esté aceitado. Pones la olla en fuego muy bajo, continúas revolviendo hasta que comience a explotar el maíz. Tapas la olla y cada varios segundos, mueves zarandeando desde las asas. Cuando ya no se escuchen explotar, apagas y dejas reposar. Si quieres hacerlo acaramelado, haces un caramelo con el azúcar y enseguida mezclas revolviendo sin parar con el pop.
Puede comerse solo, con miel o con un poco de sal.

Masas: 

Para amasar, asegúrate de tener una superficie bien limpia; mesa o mesada limpia. Si no tienes palote para estirar, puedes usar una botella de vidrio lisa sin etiquetas, bien lavada.

Pan:

1 k harina, 30 gramos levadura fresca (puede hacerse con instantánea según proporción que indica el paquete), pizca de sal, 2 cucharadas de azúcar, una cucharada de aceite o de grasa (opcional), 2 y1/2 taza de agua

Pan con avena, cambia 1/3 de la harina por avena instantánea.

Si usas levadura fresca colocas en un recipiente pequeño la levadura con el azúcar y 1 taza de agua tibia (si te quema a ti, no sirve), cuando hace espuma, está pronta para usar. Colocas la harina en un bol, contra el borde del bol agregas la sal y en un hoyito en el medio colocas la levadura con azúcar y agua y el aceite. Si usas levadura instantánea, la levadura va directo al hueco en la harina; mezclas con el azúcar y. Revuelves del centro hacia afuera incorporando de a poco la harina, si le hace agua falta le agregas. La consistencia debe de ser de chicle, pero sin pegarse en las manos. Deja algo de harina para estirar la  masa. Dejas leudar hasta que crezca casi el doble y vuelves a amasar. Puedes
estirar la masa y hacer bollitos o rollitos, deja leudar en asadera enharinada hasta que doble el tamaño y al horno.

Scones:

2 tazas de harina (o 1 y ½ más ½ de avena), 1 de azúcar, 2 cucharaditas de royal, 1/3 taza aceite (puede ser lo mismo de manteca) y el resto de leche (si es en polvo puedes colocar 2 cucharadas con la harina y este paso hacerlo con agua y si no tienes leche, hazlo con agua). Si los quieres salados, sustituye el azúcar por una cucharadita de sal.
Si no tienes aceite ni manteca, puedes hacerlo igual con agua y te quedarán más tipo galletitas saladas al agua crocantes.
Mezclas lo seco, agregas lo mojado, amasas, estiras a 2 cm y cortas con una tapa de bidón o la boca de un vaso angosto. Enharinas asadera y al horno.

Chapatis/tortillas de trigo/rapiditas:

2 tazas harina (o 1 y ½ de harina y ½ de avena) , 2 cucharaditas royal, 1/3 taza aceite, 2/3 taza de agua. Sal. Deja algo de harina para estirar. Haz bollitos de masa menores a un puñado, estira en círculos de 5mm y cocina vuelta y vuelta en sartén. Cuando infla, enseguida se da vuelta. Esta receta es mucho más saludable que las tortas fritas y si no tienes aceite puedes usar una cucharada de grasa o solamente agua.

Quesadillas: rellenas 2 chapatis con queso y le das dos vueltas en sartén para derretir. Le puedes poner orégano.

Masa para tartas:

2 tazas harina (o 1 y ½ de harina y ½ de avena), 2 cucharadas de maicena,2 cucharaditas royal, 1/3 taza aceite (o lo mismo de manteca o grasa, si no tienes puedes no usar, no queda igual, pero rinde), 2/3 taza de agua. Sal.
Mezclas lo seco menos la maicena, agregas lo mojado, amasas, estiras, pintas la masa mojándote los dedos en aceite (manteca o grasa) espolvoreas la maicena, doblas la masa a la mitad y repites hasta que quede bien doblada. Cortas a la mitad y estiras. Puedes usar esta masa para empanadas.

Galletitas de aceite.

1 huevo, 6 cucharadas de aceite, 12 cucharaditas de azúcar,6 cucharadas de harina, 6 cucharadas de leche en polvo (opcional). Puedes usar avena, cambiando la mitad de la harina por misma cantidad de avena.
Bates con tenedor lo mojado agregando de a poco el aceite, agregas de a poco azúcar y luego harina y leche en polvo. Colocas cucharaditas de mezcla en asadera untada con media cucharadita de aceite

Salsa blanca:

 1 taza de leche (puede ser en polvo), una cucharada de harina o maicena, una cucharada de aceite, sal, pimienta o nuez moscada opcional.
Colocas una cucharada de harina o maicena con una de aceite, mezclas bien y de a poco agregas la leche. Cuando no tiene grumos, llevas al fuego y sigues revolviendo hasta que espese y veas el fondo cuando pasas la cuchara. Para aumentar la cantidad multiplicas en igual proporción los ingredientes.

Compota de frutas.

4 manzanas/peras/8 ciruelas una olla mediana hasta cubrir la fruta con agua, 5 cucharadas de azúcar. Hervir hasta que esté cocida.

CONSEJOS

Lo ideal es comer 5 porciones de frutas y verduras al día, cuando tenemos poca verdura, siempre podemos rallar alguna en una salsa para fideos o cortar en pedacitos para saltear y agregar arroz. Ejemplo: 1 zapallito al tuco o 1 zanahoria al arroz. Con pocas verduras, un diente de ajo, algo de sal y 1 hojita de laurel (pimienta si tenemos) tenemos un caldo al que podemos agregar avena, fideos o arroz.

LA FRUTA SIEMPRE RINDE MÁS CRUDA POR SUS VITAMINAS (a no ser que la tengamos contraindicada por algo) pero si está por pasarse, cocinarla hace que podamos aprovecharla, una compota, galletas o tortas o incluso dulce. Puedes preguntar recetas.

En peso, la carne cruda es más saludable y barata que muchos de los fiambres.

Cortar churrasquitos bien finos de pollo o bondiola y usar como fiambre rinde en pila. Comprar el pollo entero es más barato que por presas y todo es aprovechable para una sopa o tuco. La carne picada puede unirse con avena y alguna verdura rallada para hacer hamburguesas caseras bien finas y pueden salir más baratas que las compradas. Acompañar el consumo de carne con vitamina C (presente en todas las frutas, pero abundante en naranja, limón, guayaba y tomate) ayuda a absorber el hierro y prevenir anemia.

Es más saludable cocinar con aceite que con grasa. Evitarla sería lo ideal. Algunas recetas pueden no llevar aceite ni grasa (eso sería mejor que usar margarina, por ejemplo).

La avena puede consumirse no solo con leche o sopa, sino en guisos, masas, galletas, mezclada en carne picada, mezclada con lentejas (así se hacen hamburguesas veganas).

Unicef tiene un libro de cocina para la primera infancia con recetas fáciles y baratas, se llama “Los primeros olores de la cocina de mi casa” y se repartió en el plan Uruguay Crece.

Capaz en la escuela te dieron un recetario de Meriendas del Ministerio de Salud, tiene recetas baratas, fáciles, ricas y saludables. Puedes pedirnos esos libros en digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario