Se fue la luz y algunos no se enteraron. - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Se fue la luz y algunos no se enteraron.

Sobre las 3:30 se empezaron a escuchar los truenos y 20 minutos después llegó un chubasco acompañado de un fuerte viento.


Faltaban 5 minutos para las 4:00 de la mañana cuando se escucho una gran ráfaga de viento que hizo volar botellas y latas. Tal vez llegaron a pasar 30 segundos cuando la luz se fue. 

No se fue solo en nuestra redacción y estudios, no, se fue en toda un barrio. Afuera no se veía nada. Ni siquiera un reflejo. La oscuridad mandaba. 

El aire tenia olor a arena, la temperatura era cálida y los relámpagos que venían del lado del cerro Pan de Azúcar iluminaban, como luces de discoteca, calles desiertas.

En la redacción no se sabía si en el centro de la ciudad tenían electricidad ya que 03:59 horas las luz volvió por un segundo. 

Afuera los arboles rugían y entre sombras se veía que algo se movía.

A las 04:14, mientras los perros de un vecino ladraban, la luz amago a volver. Otro segundo y se fue.

Ya en ese momento los relámpagos iluminaban el cielo desde la UTU de Los Arrayanes. Parecía que la tormenta había pasado.

A las 04:20 comenzó a llover nuevamente y se apreciaba un reflejo que indicaba que en el centro de la ciudad había luz.

Como siempre, el barrio seguía completamente a oscuras.

Sobre las 4:30 se divisaban muchas luces en el cielo. Por el sur un reflejo rojo que provenía del centro, por el este y norte los relámpagos. También la luz, que vino y se fue dos veces.

A esa altura algunos pensaron que tal vez era código morse y en la redacción, a esa hora, nadie sabia.

Lo bueno era que la zona había tenido 4 segundos de luz en 35 minutos.

Faltaban 20 minutos para las 5:00 y un reflejo naranja asomaba con dirección noreste. Algún relámpago todavía había pero ese color zanahoria del cielo, que se apreciaba sobre los arrayanes, dominaba el panorama.

Faltaban 15 minutos y vino la luz. Claro, al segundo se fue. Las luces de la plaza del barrio obrero amagaron a prender. Mientras tanto el reflejo de la luz era tanto que se apreciaba las siluetas de los arboles.

Ya había pasado una hora desde el corte. La escenografía de todos los días comenzaba a aclarar y la luz no parecía que fuera a volver.

Llegaron las 6:00 de la mañana pero la luz no. El transito comenzó a ser intenso y de a poco iba aclarando el día.

Al final la energía eléctrica regreso a las 11:30 horas.
Joaquín Baliero.
contacto@jbcdepiriapolis.com.uy
*Imagen de FelixMittermeier.
**La imagen es meramente ilustrativa, no es del momento de los hechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario