Cepal prevé un crecimiento económico del 1,5% en 2018 en la región de América Latina y el Caribe. - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

miércoles, 29 de agosto de 2018

Cepal prevé un crecimiento económico del 1,5% en 2018 en la región de América Latina y el Caribe.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas (Cepal) ha publicado su Estudio Económico 2018, un profundo análisis de la evolución de la inversión en la región que hace prever que mantenga “una trayectoria de moderado crecimiento”.


Según el comunicado hecho público por Cepal, “en un contexto internacional marcado por la incertidumbre y la volatilidad” las economías de América Latina y el Caribe crecerán un promedio del 1,5% este año, “gracias a un repunte de la demanda interna, especialmente del consumo privado, y un leve aumento de la inversión”.

“Nuestra región sigue creciendo, aunque a menor ritmo de lo proyectado hace unos meses, a pesar de las turbulencias internacionales. Eso es positivo pero nos insta a redoblar esfuerzos para generar una reactivación, sin caer en ajustes fiscales excesivos. Aquí la integración regional puede jugar un papel fundamental y hacia allá debemos apuntar”, señaló la Secretaria Ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

El crecimiento promedio general de la región –cuya proyección disminuyó siete décimas con respecto a la última estimación entregada por el organismo en abril pasado– mantiene una tendencia positiva, aunque muestra signos de ralentización.

El crecimiento no será igual en toda la zona. El informe de la Cepal prevé que América del Sur crezca 1,2% en 2018, mientras que América Central lo haga en 3,4% y el Caribe en 1,7%. Por países, República Dominicana y Panamá liderarán el crecimiento de la región, con aumentos del Producto Interno Bruto (PIB) de 5,4% y 5,2%, respectivamente, seguidos por Paraguay (4,4%), Bolivia (4,3%), Antigua y Barbuda (4,2%), y Chile y Honduras (ambos con 3,9%).

El Estudio Económico pone el crecimiento económico previsto en el contexto internacional que califica como “complejo” y “caracterizado por conflictos comerciales entre Estados Unidos, China y otras naciones; riesgos geopolíticos crecientes; una caída en los flujos de capitales hacia los mercados emergentes en los últimos meses y un alza en los niveles de riesgo soberanos; depreciaciones de las monedas locales frente al dólar, y una expansión económica mundial que tiende a perder dinamismo”. 
ANCI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario