Homenaje al Núcleo Experimental de la Mina - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

Breaking

sábado, 25 de abril de 2015

Homenaje al Núcleo Experimental de la Mina

Pasando Isidoro Noblía, en el departamento de Cerro Largo, se encuentra la Escuela Nº 60. Allí, 60 años atrás se realizó una de las experiencias más innovadoras de la época: el Núcleo Experimental de la Mina. Con motivo de la inauguración de un nuevo edificio escolar y en el marco del Consejo de Ministros abierto en Melo, se realizó un homenaje a dicha experiencia y a su impulsor, el maestro y pedagogo Miguel Soler.


En el marco del Consejo de Ministros abierto realizado en Cerro Largo, las autoridades de la educación junto con las ministras de Educación, María Julia Muñoz; la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi y el vicepresidente de la República, Raúl Sendic, asistieron al evento de homenaje a la los 60 años de la experiencia y a su director Miguel Soler. 

Entre los años 1940 y 1950 se realizó en Uruguay un fuerte movimiento reforma del sistema de escuelas rurales. La creación del Instituto Normal Rural junto con la instalación de más centros educativos en el interior profundo, generaron las bases de lo que fue el Núcleo Experimental de la Mina.

El objetivo de dicha experiencia fue romper con el aislamiento que tenía el maestro radicado en la campaña. Para ello, fue imprescindible la labor comunitaria y el esfuerzo de la sociedad civil para ofrecer una atención integral a los niños, pero también a los adultos. 

Bajo la dirección del maestro y pedagogo Miguel Soler, entre los años 1954 y 1961 el Núcleo Experimental de la Mina fue pionero en realizar un trabajo interinstitucional en la zona. De hecho, este tipo de tareas hoy las realizan las Oficinas Territoriales del MIDES. El objetivo de estas intervenciones fue atender la educación, la salud, el trabajo y la recreación de la población de la zona.

La trayectoria de Soler

Miguel Soler, maestro de origen español de 93 años, fue director del Núcleo Experimental de la Mina. Es, junto con los maestros Julio Castro y Enrique Brayer Blanco, uno de los miembros de la Comisión redactora de los programas de estudio para las Escuelas Rurales en Uruguay. Fue uno de los fundadores de la Federación Uruguaya de Magisterio en el año 1945. Luego dirigió la División de Alfabetización, Educación de Adultos y Desarrollo Rural de la Unesco.

Trabajó como maestro rural desde el año 1943 hasta 1961. Junto con su esposa, Nelly Couñago dirigió el trabajo en la experiencia de La Mina. Allí lideró a un grupo de jóvenes maestros rurales con los que comenzó un abordaje reflexivo de lo que significa ser maestro en este tipo de contextos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario