Publicidad Movil

Publicidad

martes, 28 de noviembre de 2017

San Jacinto se vistió de fiesta para celebrar la Fiesta de la Chacra.

Con un gran marco de público se realizó por primera vez la Fiesta de la Chacra en San Jacinto, un colorido evento que homenajeó a la familia rural de Canelones, buscando mantener la identidad canaria y la tradición de la chacra.


La fiesta contó con una feria de productos de la región, una plaza de comidas con alimentos característicos del departamento, actividades recreativas y rurales, espectáculos artísticos con artistas canarios y el cierre con Larbanois & Carrero.

Se realizó, además, una entrega de premios a todos aquellos que participaron e hicieron visibles las raíces canarias. Se eligió el mejor salchichón, los mejores vestidos, las mejores construcciones y la mejor propuesta recreativa de una chacra, entre otros.

La chacra es una forma cultural fundada en Canelones, siendo el único lugar del país donde aún existen las típicas características de esta cultura rural.

Federico López, integrante de la Comisión de Patrimonio Departamental de Canelones, expresó su felicidad por la excelente respuesta de los vecinos y de las comisiones de fomento rurales del departamento al sumarse a la fiesta. “Hemos tenido una respuesta extraordinaria, una presencia inédita. No hay nadie disfrazado acá, esto es real. Es la gente de nuestra ruralidad que vino a expresar sus raíces y para nosotros es un sueño hecho realidad”, aseguró.

López contó que la idea surgió en función del conocimiento del territorio y de una evaluación pertinente que se realizó para entender que es necesario que las raíces estén presentes.

“Se le hizo el planteo al intendente, que es una persona que viene del campo, e inmediatamente dijo que había que hacer la fiesta. A partir de eso, todo el equipo de trabajo se puso en marcha para organizarla y se fueron sumando cada vez más fomentos rurales que vienen trabajando desde hace días para llevar adelante esto”, expresó.

Dijo que se escogió a San Jacinto como sede de la fiesta ya que es, por un lado, el centro geográfico de la chacra y, por otro lado, el centro educativo rural a donde vienen niños de todo el país a aprender cómo se trabaja en la tierra. “Nosotros quisimos aportar no solamente la fiesta sino también todos estos ranchos que quedan armados para que los niños los puedan ver y aprender lo que era la chacra antes, a modo de escuela o museo vivo de la chacra”, indicó.

Por su parte, el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, dijo que la idea es que esta fiesta quede instalada como actividad anual, ya que habían visualizado que no había ninguna festividad que homenajeara la producción típica de Canelones: la producción familiar.

“Canelones es el único departamento que mantiene vivas estas raíces, como, por ejemplo, seguir arando con bueyes, y esto no es una señal de atraso sino una opción. Este es el productor que ha defendido la soberanía alimentaria históricamente a nivel país y esta es una fiesta para ellos”, señaló Orsi.

Por último, dijo que es una forma de dejar una referencia para toda la gente y en especial para los niños que quieren conocer sus raíces. “Está bueno que conozcan las diferentes formas de producir y la forma en que ha vivido su gente. Reafirma una identidad cultural vinculada al concepto de soberanía y es también es una forma de celebrarse”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario