Publicidad Movil

Publicidad

jueves, 30 de noviembre de 2017

Programa especial de patrullaje redujo 22 % las rapiñas, informó el ministro Bonomi.

El Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) redujo las rapiñas un 22 % en las áreas donde se desarrolla, con la participación de 700 policías que trabajan en régimen de horario variable. Su implementación requirió una serie de modificaciones en la estructura de la Policía, compiladas en una publicación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), presentada este jueves 23 en la Torre de las Comunicaciones.


El libro Cómo evitar el delito urbano. El Programa de Alta Dedicación Operativa en la nueva Policía uruguaya detalla cuáles fueron las etapas de implementación del PADO, así como las investigaciones y experiencias internacionales que sentaron las bases teóricas y metodológicas del sistema y le otorgaron rigor científico.

“Trabajamos bastante tiempo para llegar al PADO que comenzó a funcionar el 11 de abril de 2016. Nosotros estamos midiendo sus resultados desde el 1.° de enero de 2016, comparando con las rapiñas al 31 de diciembre de 2015. Los resultados son favorables, pero siempre lo comunicamos con una revisión interna, y es importante tener una visión más amplia del exterior, por eso lo valioso del libro”, mencionó el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

El jerarca definió al programa como una estrategia de reducción del delito basada en prevención y disuasión. Desde su despliegue, las rapiñas bajaron un 22 % en las áreas geográficas donde está presente, con reducción del 60 % en algunos puntos. Los integrantes tienen una remuneración especial en el salario que reciben mensualmente.

El representante del BID en Uruguay, Morgan Doyle, explicó que la publicación del libro está motivada en la necesidad de comunicar los avances y resultados de los programas, particularmente en un tema sensible como la seguridad, porque su relevancia trasciende a Uruguay y abarca a toda América Latina (el BID está presente en 26 países), y porque el libro recoge los esfuerzos que el BID realiza en Uruguay desde hace cinco años.

“Uruguay es más seguro que los demás países de la región. A pesar de que décadas atrás había un leve caída de las cifras de delito, esa reversión lleva tiempo y esfuerzo. El Ministerio del Interior viene trabajando intensamente en esa reversión y está comenzando a ver los frutos del esfuerzo. En forma silenciosa, ha ido reformando el quehacer policial, construyendo cimientos sólidos para tener una Policía moderna, sobre todo con un patrullaje disuasivo”, valoró.

“Para que el PADO exista, se implementaron cambios que marcan una transición importante en seguridad. La capacidad de aprender, estudiar, evaluar y reflexionar de la Policía uruguaya es para destacar y clave para su éxito. Son muy pocas las experiencias que se documentan de programas como el PADO, y Uruguay lo puede hacer porque lo implementó y tiene evidencias empíricas y científicas de su resultado y funcionamiento”, ratificó Doyle.

Experto chileno destacó el modelo uruguayo de patrullaje especial por la relación entre el PADO y la reforma policial

La reforma de la jefatura de Montevideo en cuatro zonas operativas, la unidad especializada en análisis criminal y la nueva ley orgánica policial fueron claves en el éxito del programa especial de patrullaje, según el experto y criminólogo chileno, Hugo Frühling. En Uruguay existe plena conciencia de que cada una de estas cosas es importante y todas contribuyen a una Policía mejor”, reflexionó.

“La evidencia demuestra que el PADO es un tipo de intervención que efectivamente tiene impacto respecto a los delitos que ocurren en el área pública. Que ese impacto en general no se ha podido probar que tenga efectos negativos con los habitantes donde se produce la intervención, que ese impacto pueda ser difundido a zonas aledañas en forma beneficiosa, pero, naturalmente, el accionar de los delitos depende de qué tipo sea”, argumentó.

Pero esto no es posible sin el compromiso de los recursos humanos policiales: “No existe posibilidad alguna de que el éxito del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) pueda crecer, multiplicarse, replicarse y que el programa abra paso a un mejoramiento sustentable de la seguridad si no existe una Policía motivada y que sea el actor principal en el proceso de mejoramiento”.

Esta relación entre lo institucional y el PADO crea “una Policía dispuesta a realizar el programa y a pasar, junto al mando político, por una serie de replanteamientos” para mejorar el patrullaje, de recorridos simples a segmentos y esquinas específicos de acuerdo a la georreferenciación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario