Publicidad Movil

Publicidad

sábado, 11 de febrero de 2017

Directora de Recursos Naturales del MGAP detalló avances sobre la estrategia para el fomento del riego en Uruguay.

La Directora de Recursos Naturales del MGAP, Ing. Agr. Mariana Hill, resumió a través de un artículo en el Anuario de Opypa 2016, la estrategia que lleva adelante el MGAP para el desarrollo del riego en Uruguay y sus avances. 


Hill mencionó las acciones en territorio que planificó el MGAP para informar, concientizar pero también conocer las necesidades del productor uruguayo en relación a la necesidad de acceso al agua para riego.Entre otras, destaca la capacitación de funcionarios del MGAP y talleres para productores para la captación de necesidades y propuestas. Asimismo, explicó el proyecto sobre estudios de cuencas, que luego de los resultados obtenidos serán replicados en otras áreas del país.

En este sentido, Hill informó que se trata de una estrategia integral que persigue el diseño de riego multipredial, en lugares más aptos para ello, que permita la inclusión y el acceso al agua. Para ello, se trabaja en mejoras de la normativa vigente para alcanzar el objetivo.

Ventajas del riego.

Es importante recordar que el clima de Uruguay permite la producción agropecuaria de prácticamente todos los rubros, salvo el arroz, en base al aporte natural de agua de las lluvias. Sin embargo, éstas se caracterizan por su extrema irregularidad y variabilidad interanual, tanto en cantidad como en frecuencia, lo que provoca que los rendimientos de cultivos y pasturas, fundamentalmente en verano sean muy variables y muchas veces bajos cuando hay veranos secos o incluso parte del verano seco.

En la medida que se pueda estabilizar la provisión de agua al cultivo, combinando las precipitaciones con el riego (riego suplementario), es factible lograr mejores rendimientos y estabilidad productiva entre años, explico Hill.

 A modo de ejemplo, en cada hectárea regada en suelos aptos, se estima que se podría producir hasta 250% más maíz y 70-100% más soja respecto a la situación sin riego en un promedio de varios años. Entonces, para aumentar la producción y competitividad del sector agrícola y ganadero, mejorar la adaptación a la variabilidad y al cambio climático y contribuir al desarrollo del sector agropecuario, resulta clave impulsar el desarrollo del riego.

Por esto, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, en coordinación con otros Ministerios y la institucionalidad, se propone desarrollar una estrategia nacional de fomento del riego, siendo ésta una actividad transversal a todos los ejes estratégicos del MGAP por su contribución a la competitividad, la intensificación sostenible, la adaptación al cambio climático, el desarrollo rural inclusivo y se desarrolla en base a una fuerte articulación institucional. 

El MGAP apoya a productores familiares y medianos con fondos no reembolsables para inversiones que mejoren el manejo del agua y efluentes. A su vez, todas las tecnologías, incluida el riego, que tienden a mejorar la producción de cultivos y a disminuir la variabilidad interanual de producción, también aumentan los residuos que estos cultivos dejan en el suelo o sea aumenta el carbono que ingresa al suelo. De manera que, si el riego se realiza en forma sostenible que es a lo que apunta la estrategia, además de la productividad se espera que mejore la calidad del suelo, por el aumento en la captura de carbono, incluso evita la pérdida y aumenta el carbono orgánico del suelo, con su consecuente contribución a la mitigación del cambio climático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario