Siniestro de tránsito fatal en Punta Colorada

Jefes de cuatro agencias de la ONU estudia la relación entre la COVID-19 y los trabajadores del transporte

 Un Grupo de Acción Conjunta, creado para examinar el impacto de la pandemia de COVID-19 en los trabajadores del transporte del mundo y en la cadena de suministro global, anima a todos los actores a aplicar los protocolos y normas acordados internacionalmente y a tomar medidas proactivas y concretas para futuras emergencias.

©OIT

Un Grupo de Acción Conjunta  creado en diciembre de 2021 por cuatro agencias de la ONU junto con las organizaciones de empleadores y trabajadores del sector del transporte internacional para examinar el impacto de la pandemia de COVID-19 sobre los trabajadores del transporte en el mundo y la cadena de suministro global, ha adoptado recomendaciones para proteger mejor a estos trabajadores - incluyendo marinos, camioneros, tripulación aérea - del impacto de futuras crisis sanitarias.

Las recomendaciones se adoptaron durante una reunión híbrida celebrada en la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra el 24 de enero de 2023. En ellas se establecen medidas para proteger a los trabajadores del transporte, incluida una mejor cooperación entre los órganos y organismos de las Naciones Unidas y las organizaciones sectoriales para compartir información y coordinar acciones de forma rápida y eficaz durante las emergencias de salud pública de importancia internacional (PHEIC por sus siglas en inglés).

Las recomendaciones del Grupo de Acción Conjunta incluyen medidas que deben adoptar todos los miembros del Grupo, el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto, concretamente los organismos de las Naciones Unidas afectados, a través de los coordinadores residentes y los equipos en los países de las Naciones Unidas, y las propias organizaciones del sector del transporte internacional. También piden a los gobiernos que adopten medidas concretas para proteger los derechos de los trabajadores del transporte durante futuras emergencias de salud pública de importancia internacional, así como con el impacto continuado de la pandemia de COVID-19.

"La pandemia de COVID-19 ha planteado al sector del transporte retos considerables y, en ocasiones, insoportables, que amenazan la sostenibilidad del sector, así como las vidas y los medios de subsistencia de sus trabajadores. Debemos asegurarnos de que estamos mejor preparados para futuras emergencias", declaró Gilbert F. Houngbo, Director General de la OIT.

El Grupo de Acción Conjunta se creó tras una reunión entre el Director General de la OIT, su homólogo en la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, y los responsables de las organizaciones y federaciones sectoriales. A continuación se unieron la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la Organización Marítima Internacional (OMI). El grupo ha abordado los graves y urgentes retos a los que se enfrentan los trabajadores del transporte como consecuencia de la pandemia de COVID-19 y de futuras crisis sanitarias. Su objetivo ha sido minimizar los efectos adversos sobre los trabajadores, sus familias y las cadenas de suministro mundiales, garantizando al mismo tiempo que se salvaguardan plenamente las necesidades de salud pública y se protege a las comunidades locales.

El Grupo reunió a responsables de la OIT, la OMS, la OACI, la OMI, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la Cámara Naviera Internacional (ICS), la Unión Internacional de Transportes por Carretera (IRU) y la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF). La Organización Internacional de Empleadores (OIE), la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Unión Internacional de Ferrocarriles (UIC) participaron como observadores.
©OIT

Comentarios