Siniestro de tránsito fatal en Punta Colorada

Se capacitaron 42 nuevos Idóneos en manejo post cosecha de granos

 Culminó una nueva edición del curso “Idóneo en manejo post cosecha de granos”, que cada año organizan la Dirección de Servicios Agrícolas (MGAP) y Cooperativas Agrarias Federadas (CAF) con el objetivo de capacitar y actualizar el conocimiento en Buenas Prácticas de post cosecha de los técnicos del sector. En esta nota, la Directora de la División Inocuidad y Calidad de Alimentos del MGAP y dos recientes graduados, comparten sus testimonios sobre la capacitación.


“Introducción”, “Técnicas de Laboratorio”, “Recibo y almacenamiento”, y “Control y manejo de plagas”, son los cuatro módulos que los nóveles Idóneos debieron cursar y aprobar, para llegar a la titulación. Con perfiles muy diversos, el curso apunta a personas con ciclo básico aprobado (3° año de liceo o su equivalente en UTU), así como técnicos y operadores que ya trabajan en el área y quieren profesionalizar su gestión.

“Es una satisfacción contar con 42 nuevos idóneos que se formaron en un curso de excelente nivel. Cada año, vamos ajustando detalles y mejorando tanto la planificación como el contenido del mismo. Durante este camino, la pandemia nos condicionó y nos obligó a trabajar para adaptarnos al formato virtual”, señaló la Ing. Agr. PhD. Ana Ureta, Directora de la División Inocuidad y Calidad de Alimentos (DGSA-MGAP).

La Directora explicó que toda la experiencia generada ha permitido “llegar a un buen balance entre clases virtuales y presenciales”, a la vez que también resaltó que este año se incorporaron visitas a diferentes empresas del sector: molino, planta de acopio de granos y terminales portuarias. También subrayó que el curso cuenta con una plantilla docente integrada por profesionales nacionales de instituciones públicas y privadas, con gran experiencia en los distintos aspectos vinculados a la post cosecha de granos.

“Estamos convencidos de que esta formación, que apunta a capacitar y actualizar recursos humanos para trabajar en el sector, es un aporte importante en momentos en que es necesario contar con personal especializado que pueda desarrollar con autonomía y buen desempeño las diferentes tareas en cada uno de los eslabones de la cadena productiva”, dijo.

La Directora culminó su mensaje felicitando a los docentes y a todo el equipo organizador por el esfuerzo y gran trabajo que realizan año a año y destacar su disposición a mejorar en cada nueva edición.

¿Interesado en recibir información sobre el curso 2023?


En primera persona

Atanasio Echaníz tiene 33 años, vive en la ciudad de Mercedes (Soriano) y trabaja en la cooperativa CALMER en el área comercial. Este año tuvo la oportunidad de realizar el curso junto a su compañero de planta Gustavo Villalba.

“En el área en la cual estoy, es fundamental tener un conocimiento amplio de todo lo que implica la tarea de los granos, tanto en los aspectos comerciales como operativos. El curso me aportó elementos muy valiosos a la hora de hablar con el productor sobre la situación del grano. Pongo un ejemplo: hace unos días inició la cosecha de cebada y apareció alguna maleza en un camión. Inmediatamente pude reconocerla, ir a la planta y pedir un re chequeo del lote. Son herramientas que me dio el curso”, explicó.

Atanasio no duda en recomendar la capacitación a quienes estén interesados en el rubro: “me pareció muy enriquecedora, los profesores ponen mucha dedicación y responsabilidad, siempre están dispuestos a ayudar y responden consultas incluso los domingos. Todo fue perfecto”, concluye.

Por su parte, Susy Geymonat tiene 49 años y vive en Ombúes de Lavalle (Colonia), donde trabaja en el campo experimental de la empresa Maltería Uruguay, realizando tareas de investigación y desarrollo. “En el área, probamos y hacemos seguimiento de diferentes variedades de cebada para ver cómo se comportarían en futuras cervezas. Mi trabajo comprende todo el ciclo: la preparación de la semilla, la siembra, la mantención del campo, las fertilizaciones, la cosecha y la preparación de muestras para la posterior realización de micro malteo. Es un lindo trabajo, pero centrado en la cebada, por eso valoro que el curso me permitió conocer otras variedades de granos”, contó.

“Hace años que quería hacer esta capacitación. La virtualidad hizo que fuera más fácil participar, porque lo pude compaginar con mi trabajo. La evaluación es excelente a nivel organizativo y de contenidos: son muy responsables con los horarios, los docentes están muy comprometidos y cada módulo es una caja de sorpresas de conocimiento nuevo. Además, se generó un ida y vuelta permanente con los estudiantes, gracias a los cuales también pudimos hacer aportes desde nuestra experiencia laboral”, resaltó.

Susy subrayó que, si bien la composición del grupo fue heterogénea, la calidad del material brindado y la permanente disponibilidad de los docentes para evacuar dudas, hicieron que todos pudieran llevarlo adelante.

“Las visitas que hicimos a las plantas de Nueva Palmira fueron espectaculares, estuvieron muy bien organizadas y permitieron ver buenas prácticas que ya transmití a mis compañeros de trabajo. También destaco las clases que tuvimos en el laboratorio de Dolores, porque pudimos conocer cómo se trabaja con infraestructura y máquinas de avanzada, y de donde también me traje ideas de mejora para mi trabajo”, concluyó.

Comentarios