34 ómnibus dañados, 7 policías heridos - JBC de Piriápolis

"Uniendo al país"

Breaking

martes, 26 de julio de 2011

34 ómnibus dañados, 7 policías heridos

Festejos del domingo. Hubo pedreas contra ómnibus, semáforos rotos y contenedores de basura vandalizados Incidentes con policías ocurrieron en el Estadio y ocho personas fueron detenidas | Festejos del domingo. Trabajadores del transporte pararon por falta de garantías Hubo desbordes en el ingreso al Estadio
 Ómnibus apedreados y la población a pie por una medida gremial que se tomó por falta de garantías. Esto fue solo una parte del saldo negativo de los festejos del domingo. También hubo siete policías heridos, detenidos y roturas en el Estadio.
"Lamentablemente, en lo que iba a ser una fiesta, hubo problemas de seguridad. El gran problema es que la gente quería venir al Centro y los ómnibus estaban completos al principio del recorrido. Y después no paraban. Había mucha gente que quería usar el transporte público y no había", resumió ayer el director de Movilidad Urbana de la intendencia de Montevideo, Gerardo Urse, al hacer un balance de lo ocurrido tras la final de la Copa América.
En total, 34 ómnibus fueron apedreados y dos semáforos de Avenida Italia -por donde pasó la "caravana celeste"- quedaron fuera de servicio.
La Jefatura de Policía capitalina también tuvo una jornada complicada el domingo y en la madrugada de ayer. "Hay siete policías lesionados, todos en el operativo del Estadio. Uno tiene un corte en una pierna, a otro le pegaron un botellazo en la cadera y el resto tiene moretones y contusiones, o alguna pedrada, pero nada de gravedad", informó a El País el director de Seguridad de la Jefatura de Policía de Montevideo, Miguel Iraola.

"Tuvimos ocho detenidos en el Estadio, todos por ebriedad y desórdenes. Tres detenidos más en 18 de Julio, uno por rapiña (le arrebató una cartera a una señora) y los otros no está claro, pero parece que fueron por rapiña también", añadió Iraola.
Frente a las agresiones a ómnibus y la dificultad de circular por calles cortadas, los trabajadores del transporte resolvieron dejar sin servicio a la población. El director de Tránsito y Transporte de la Intendencia, Hugo Bosca, dijo ayer a El País que no habrá sanciones por tratarse de "una medida sindical".
Muchos no lograron salir de sus casas para ir al Estadio. Y otros se quedaron a pie a la salida del Centenario. "Había mucha gente con algún exceso de alcohol, que más allá de no generar situaciones de violencia física, sí generó violencia verbal, discusiones. Todo eso fue generando una especie de caldo de cultivo. Lo raro es que la pedrea a los ómnibus fue en la periferia y no en el Centro de Montevideo, cosa que llama la atención", indicó Hugo Bosca.
A las 14.30 el transporte comenzó a verse cada vez más reducido en Montevideo, hasta el triunfo de Uruguay.
"Los días domingo hay una oferta de transporte que quizás no sea la mejor, porque no lo amerita y porque atiende la demanda que tenemos ese día Después del partido salimos todos a festejar y el transporte salió a la calle de forma normal hasta eso de las 20 horas, donde por una medida gremial decidieron ingresar sus unidades, por situaciones que se venían dando. En primer lugar, por los riesgos que había en la calle con la gente (para transitar). En segundo, en 18 de Julio, 8 de Octubre y Avenida Italia era muy complejo cruzar, lo que hacía que las líneas tuvieran que desviarse. Y luego, por las denuncias hechas en el Ministerio del Interior de 34 ómnibus apedreados con roturas de vidrios", informó el director de Tránsito y Transporte de la Intendencia de Montevideo.
"Ante las pedreas, las dificultades para transitar y los peligros en las calles, los trabajadores decidieron detener su actividad. El servicio se comenzó a retirar sobre las 21 horas y se retomó con los nocturnos a la medianoche. Y la dificultad que tenemos con los nocturnos es que hay uno o dos ómnibus por línea, cuando se necesitaba que hubiera 15 unidades. Y con los interdepartamentales también hubo dificultades para cumplir con las líneas", añadió el jerarca municipal.
Bosca aclaró que no habrá sanciones a las empresas de transporte. "Si hubiera sido una medida de las empresas, no cabe duda que aplicaríamos sanciones. Hay una medida gremial ajena las empresas y a la Intendencia. Dejó a la población sin transporte, pero mirando los argumentos también nos damos cuenta que no fue una cosa que se generara de improvisto, que fuera premeditada. Los trabajadores decidieron dejar de trabajar producto de la inseguridad que se vivía en la calle", precisó.
TAXIS. Encontrar taxis también fue una odisea en varias zonas de Montevideo. A la salida del Estadio hubo quienes estuvieron más de 45 minutos esperando un móvil. Según comentaron algunos taxistas a El País, uno de los problemas fue que la salida de los hinchas del Centenario coincidió con el relevo de las 4 de la madrugada.
Sin embargo, el presidente de la Patronal de taxis, Óscar Dourado, dijo a El País que la obstrucción de varias avenidas y calles por los festejos fue lo que complicó la movilidad de las unidades. "Hubo mucha adhesión de la gente en varias zonas de Montevideo y eso hizo que avanzar una cuadra en cualquier avenida llevara varios minutos", comentó.
Dourado aseguró que se solicitó a los conductores por radio que manejaran con "extrema precaución". La solicitud "se cumplió", porque no hubo accidentes ni incidentes con ningún móvil, aseguró.
EL ESTADIO. Trabajar en el Centenario fue una tarea complicada para la Policía, por la cantidad de gente que concurrió después del partido.
"Nosotros teníamos pensado abrir las puertas a las 21.30, pero se dio que la gente se fue caminando por 18 de Julio y llegó rápidamente, por lo que antes de las 20.00 horas ya había más de 30.000 personas en las puertas del estadio empujando para entrar", dijo Iraola.
"Abrimos las puertas sabiendo que el ingreso iba a ser desordenado. Y fue desordenado, caótico y muy agresivo. La gente tenía una desesperación irracional por entrar, ya que todo el estadio estaba vacío", añadió. (Producción: Viviana Ruggiero, Raúl Mernies y A. López Reilly).

En Paysandú robaron una joyería

El hecho de que "la Celeste" llegara al Estadio Centenario hizo que los principales problemas con la seguridad se registraran en la capital, aunque festejos hubo en todo el país, y en algunos casos también con hechos que ameritaron denuncias policiales.
En Paysandú, por ejemplo, desconocidos aprovecharon para romper la vidriera de una óptica y joyería céntrica, para robar lo que estaba "a mano". También rompieron un vidrio de una panadería sanducera.
En Montevideo el operativo se desarrolló en cuatro escenarios. La Jefatura de Policía colaboró con la seguridad de los ómnibus, con motos, personal del Departamento de Operaciones especiales (DOE) y del Grupo Especial del Patrullaje Preventivo (GEPP). Este grupo recibió a los jugadores en el aeropuerto, los escoltó hasta el Estadio y luego hasta el Complejo Celeste. En este caso no hubo problemas.
"En todo el trayecto hasta el Estadio hubo que poner algunos efectivos en algunos puntos neurálgicos, porque siempre hay algún `avivado`. También se vigiló 18 de Julio, la explanada de la Intendencia, la Plaza Libertad y la Plaza Independencia", dijo el director de Seguridad de la Jefatura, Miguel Iraola. "La verdad es que fue complicado, porque fueron muchos escenarios y se trabajó durante muchas horas, sin saber bien a qué hora finalizaba. Es distinto un clásico, que hay un solo escenario, una hora de inicio y finalización estipuladas, dispositivos para el transporte, cacheos, venta de entradas. Acá eran cuatro escenarios y un período de tiempo inmenso entre una cosa y otra. Para haber tenido tanta gente en las calles y durante tantas horas, el saldo fue favorable", resumió Iraola.

Suciedad tras los festejos

"No quedó limpio el Parque Batlle, ni Avenida Italia, ni las calles del área donde salieron a festejar", dijo ayer el director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo, Juan Canessa.
El jerarca también reprobó algunas conductas manifestadas durante los festejos: "Una cosa es festejar y otra es hacerlo con los contenedores, cosa que sucedió. Hay contenedores que salieron a festejar a la mitad de la calle, en Avenida Italia, en Luis Alberto de Herrera", indicó.
"Incluso se tuvieron que modificar algunos circuitos (de recolección) porque había lugares donde se estaba festejando y no se podía pasar", añadió Canessa.

BALANCE DE DAÑOS Y lesiones

Hubo siete policías lesionados, todos en el operativo del Estadio. Uno tiene un corte en una pierna, a otro le pegaron un botellazo en la cadera y el resto resultó con moretones y contusiones.
Ocho fueron los detenidos en el Estadio, todos por ebriedad y desorden. Hubo tres detenidos más en 18 de Julio, uno de ellos fue procesado por rapiña: le arrebató la cartera a una mujer.
Se presentaron 34 denuncias en las comisarías por ómnibus apedreados y roturas de vidrios. Un trabajador del transporte tuvo una herida leve por corte. A su vez, dos semáforos fueron rotos en Comercio y Avenida Italia y en Propios y Avenida Italia. Al mediodía de ayer estaban reparados.
En el Centenario hubo rotura de rejas y butacas de plástico, algunas de las cuales también fueron incendiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario