Publicidad Movil

Publicidad

viernes, 18 de agosto de 2017

Uruguay no seguirá camino de Brasil en reforma laboral, pues apuesta al crecimiento económico sin reducción de derechos.

“El gobierno del Frente Amplio no va a transitar el camino seguido por Brasil”, afirmó el titular de la cartera de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, en referencia a la reforma laboral de inminente aplicación en ese país. El ministro enfatizó que esta administración “apuesta al crecimiento económico, como el registrado en los últimos 13 años, pero no a costa de reducir derechos sociales y a los trabajadores”.


“No seguiremos el camino de Brasil y, si en Uruguay hay gente que quiere seguirlo, nos va a encontrar del otro lado”, sostuvo Murro en declaraciones a la prensa en la presentación de la plataforma Vía Trabajo, realizada este miércoles 16 en la sede del Centro de Información Oficial.

“Es preocupante que haya gente que quiera seguir ese camino”, recalcó, tras precisar que los derechos laborales son parte de “las mejores tradiciones uruguayas y parte de su historia de los últimos 100 años”.

Murro subrayó que “en todos los partidos hay gente que está para defender empresas sostenibles y sustentables con derechos laborales y sociales”. Por eso, indicó que Uruguay no transitará ese camino que “lamentablemente encara Brasil y otros países, que implica el retroceso de derechos laborales”.

Recordó que, conjuntamente con el canciller Rodolfo Nin Novoa, envió la semana pasada una nota a Brasil, por su carácter de presidente temporal del Mercosur, para solicitar una convocatoria de los órganos sociolaborales del bloque, ámbito en los que “hay una declaración muy importante aprobada por trabajadores, empresarios y gobiernos de los cuatro países, actualizada en 2015”.

“Lo planteado en Brasil, que probablemente entre en vigencia este año, es una pérdida de derechos muy importantes para los trabajadores de este país”, apuntó. Acotó que ese “es un tema de los brasileños, pero puede tener repercusiones importantes en las empresas uruguayas y afectar a los empresarios y trabajadores locales”.

El ministro agregó que, “si pasa a valer más un contrato individual (como establece un artículo de la reforma brasileña), eso produciría que un trabajador no esté en igualdad de condiciones de negociar frente a un poderoso empresario”.

Además, “si ese contrato individual que hace un trabajador va a valer más que una ley nacional o más que un convenio colectivo o salarial entre un sindicato y una cámara empresarial, allí se estará en una situación peligrosa”, añadió.

También enfatizó que “eso hará que pueda haber empresas brasileñas que se beneficien para producir quitándole derechos a los trabajadores y eso puede repercutir negativamente en las empresas y en los trabajadores uruguayos”.

Cosse: "Un pésimo ejemplo"

Por su parte, la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, señaló que esa reforma laboral de Brasil es un pésimo ejemplo. “Uruguay ha llevado adelante una política democrática inclusiva y el elemento de distribución de la riqueza más importante es el salario, el cual ha aumentado de manera sistemática”, destacó.

Recordó que los derechos de los trabajadores son defendidos desde hace muchos años y que es un camino que Uruguay ha transitado en democracia, respetando las leyes de negociación. “Pensar en una reforma similar a la de Brasil sería dar un gran paso atrás”, enfatizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario