Publicidad Movil

Publicidad

lunes, 29 de mayo de 2017

“Uruguay tendrá este año una faena ganadera de las más altas de su historia”.

“Probablemente este año se faenen casi 2,4 millones de animales”, una de las más exitosas de su historia, destacó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, en la clausura del 100º Congreso de la Federación Rural. Indicó, además, que el gobierno ha respondido exitosamente a desafíos como la brucelosis y el abigeato y ha desarrollado la trazabilidad bovina y la instalación de comisiones de seguridad rural.


En su intervención ante la dirigencia de la Federación Rural reunida el sábado 27 en la localidad rochense de Lascano, Aguerre destacó haber participado en los últimos ocho congresos de esa asociación y haber podido superar varios de los temas que se planteaban entonces. “Por cierto que también quedan aspectos para seguir trabajando, como el precio de los combustibles y la competitividad, pero también hay que rescatar logros, que no fueron pequeños y que son de todos”, dijo.  

Reconoció que en Uruguay no hay sector más dinámico ni innovador que el agropecuario. También señaló que, si se mide en términos absolutos, el endeudamiento en dólares del sector es hoy casi el mismo que en 2014, cuando no había problemas con los precios de los lácteos o la carne.

Excepto en el sector del arroz, esas deudas fueron asumidas por decisión propia de empresarios y productores, que apostaron a incorporar tecnologías para aumentar la producción, lo cual hará que se logre una faena similar a la máxima, obtenida en 2006. “Probablemente Uruguay faene este año casi 2,4 millones de animales, con una merma al 30 de junio por efecto climático del año pasado, y la exportación de terneros será una de las más altas de su historia”, apuntó.

Por otro lado, Aguerre resaltó que “nadie puede decir que está todo bien o que no tenemos problemas, siempre el gasoil en Uruguay fue el más caro de la región y yo me comprometí a estudiar el tema, pero no lo vamos a resolver de un día para el otro”, admitió. “Es fácil pregonar lo que se tiene que hacer, pero es mucho más difícil hacerlo”, precisó, al responder planteos de los expositores en el congreso.

En ese sentido, también preguntó, a modo de crítica de lo ocurrido en el pasado, por qué no se decidió devaluar su moneda en 1999 o luego del 1º de marzo de 2000 (cuando asumió el gobierno de Jorge Batlle), o por qué no se firmó un tratado de libre comercio con China en 2000 o en 2005, o por qué se eliminaron las perreras en la década del 90, que llevó a que en la actualidad haya más de 1,7 millones de perros sin control.

El ministro de Ganadería enfatizó que tampoco hay que olvidarse de los casi 900 días de incertidumbre que hubo entre el 13 de enero de 1999 y el 20 de julio del 2002, lapso en el cual se logró una buena competitividad por el tipo de cambio formidable y porque “teníamos 39 % de inflación, 18 % de desocupación (de los activos) y todos los productores estábamos fundidos o semifundidos”, cuestionó.

“No debemos olvidar a los productores que vendieron sus campos a 300 dólares para enfrentar el endeudamiento ni a los que hoy ya no están porque perdieron todo”, añadió. “Esto no es un tema de partidos políticos, es un tema de la nación”, dijo.

Asimismo, Aguerre reconoció que en los últimos años el comercio internacional de alimentos ha sido favorable para Uruguay y los países vecinos, circunstancia que “nos ha permitido ser lo que somos hoy como país y el sector agropecuario”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario