Publicidad Movil

Publicidad

lunes, 3 de abril de 2017

Tres procesados en Rivera: violación, ultraje público al pudor y omisión de deberes como madre.

En el marco de una serie de investigaciones llevadas a cabo en Rivera para la protección de la infancia y la adolescencia, el Juez Letrado en lo Penal de 2º Turno, Dr. Darwin Rampoldi, decretó el procesamiento con prisión de dos hombres, uno de ellos por presuntos abusos y promesa de retribución a dos de sus hijastras, y al segundo por exhibir sus genitales en la vía pública. Asimismo, se procesó a la madre de las jóvenes por omisión de los deberes inherentes a la patria potestad.


Según surge del expediente, el indagado C.F.A.R. es residente de toda su vida del barrio Bella Vista, ex Cerro del Estado, donde también se encuentra toda su familia. En esa zona, existe un temor generalizado respecto de estas personas debido al carácter agresivo e impulsivo que poseen. Tras una intensa labor desarrollada en el barrio por organismos estatales y de un instituto de enseñanza se pudo advertir al Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (SIPIAV) de una posible situación de abusos y exhibición pública por parte de dos de los integrantes de dicha familia, el indagado ya mencionado y su hermano J.L.A.R..

En el caso de C.F.A.R., se pudo conocer que es cónyuge de M.R.M., desde hace 21 años, con quien tiene dos hijos, mayores de edad. Al mismo tiempo, y en conocimiento de su esposa, tiene otra pareja, M.E.A.P., desde hace 17 años, con quien tuvo siete hijos. Con ellos convive algunos días a la semana, y en el mismo domicilio también vive una hijastra de F. con su pequeño hijo. Asimismo, el indagado también tuvo una relación con otra mujer, N.R., con quien tiene dos hijas más.

De las investigaciones llevadas a cabo, se pudo constatar que F. obligaba a su hijastra a mantener relaciones sexuales con él, desde que tenía 12 años aproximadamente, e incluso luego de cumplir la mayoría de edad. Como consecuencia de ello, tuvieron un hijo y, para mantener el silencio de la joven, el indagado le ofreció dinero en varias oportunidades. También se pudo establecer que, en el año 2005, F. habría realizado los mismo actos con otra de las hijas de M.E.A.P., quien actualmente vive con una tía.

En referencia al caso de J.L.A.R., según las declaraciones de varios testigos, el hombre se bajaba los pantalones en la vía pública, donde se masturbaba o perseguía a las jóvenes que pasaban por el lugar.
El magistrado dispuso el procesamiento con prisión de: C.F.A.R., como presunto autor de reiterados delitos de violación en reiteración real y retribución o promesa de retribución a personas menores de edad para que ejecute actos sexuales o eróticos de cualquier tipo, todos en reiteración real; y J.L.A.R., por reiterados delitos de ultraje público al pudor. Al mismo tiempo, se decretó el procesamiento sin prisión, bajo caución juratoria e imposición de medidas sustitutivas de M.E.A.P. por dos delitos de omisión de los deberes inherentes a la patria potestad en régimen de reiteración real.
DICOMI-SCJ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario