Publicidad Movil

Publicidad

lunes, 3 de abril de 2017

Pereira-Piñeiro terminaron contentos el rally de Paraguay.

Ayer venían haciendo una muy buena recuperación ya que en el primer rulo habían terminado sextos tras haber largado décimo, pero el turbo que se rompe y Enrique Pereira-Antonio Piñeiro con el Mitsubishi Lancer Evo X finalizan en la primera fecha del Campeonato de Rally FIA Codasur 2017, en el séptimo puesto.


Los tres últimos tramos debieron de hacerlo sin ese vital elemento lo que originaba una importante quema de aceite y por supuesto el rendimiento era muy bajo.

Igual la dupla está muy contenta porque luego de varias carreras en el exterior pudieron terminar una y en una fecha tan difícil como es la del Rally de Trans Itapúa donde de 66 que largaron el viernes tan solo hicieron las dos etapas completas 26 binomios.

En el momento que tuvieron el auto se dieron cuenta que pueden rendir aún más, pero prefirieron no exigirle mucho debido justamente a la dureza de los caminos.

“Estoy contento porque realmente me sienta bien el Evo X”, manifestaba Enrique Pereira, luego agregaba “Estoy seguro que podemos dar muchísimo más. Estábamos haciendo la carrera que habíamos planificado, pero con muchísimo margen para andar más rápidos. Una verdadera pena lo del turbo, pensamos que esa pieza estaba bien, que no íbamos a tener problemas, pero ya sabemos que los autos, que los fierros son así y se rompen cuando menos uno lo piensa. Lo más positivo fue que llegamos, ya que en estos últimos tramos pensábamos que no podríamos llegar abandonar, porque teníamos miedo de romper el motor ya que quemaba mucho aceite. Habíamos cargado aceite dentro del vehículo y se lo tuvimos que agregar y por suerte terminamos sin causar mayores daños. Ahora tenemos Erechim donde vamos a ir con todo”.

Para Antonio Piñeiro tiene un sabor agridulce “Por un lado estamos contentos porque terminamos ya que hacía mucho tiempo que no finalizábamos una fecha en el exterior. El sabor amargo es que hoy veníamos bien, haciendo buenos tiempos, pero lamentablemente en la Prueba Especial 12 el turbo no quiso más y corrimos ese tramo, más el 13 y el 14 sin esa elemento. La verdad que el auto estaba ‘muerto’, parecía un Fiat 600. A partir de ahí esperando que no se rompiera el motor y al final resistió, esa es la alegría de haber podido llegar porque en algún momento pensamos que íbamos a quedar tirados por el camino. Antes de este percance veníamos haciendo una carrera de menos a más, tomando confianza, pero falló el soporte de la batería ayer y hoy el turbo, dos cosas que no estaban dentro de nuestros cálculos. Lo que tenemos que rescatar es que nos llevamos algunos puntos, que finalizamos 17 en el General y séptimo dentro de la RC2N. Ahora nos espera Erechim donde desde ya vamos a comenzar a trabajar para que el auto esté en condiciones. Nos sacamos un poco el ‘herrumbre’ de las bisagras nuestras y conocimos más profundamente el auto que tiene cosas para corregir, para solucionar, en un principio pensamos que teníamos un auto más entero, pero vimos que tiene algunos detalles”.
RG Internet Press.
Imagen: José Pedro Facello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario