Publicidad Movil

Publicidad

sábado, 7 de enero de 2017

Sunderland y Loeb sortean todos los escollos.

Sam Sunderland ha sacado a pasear sus dotes para la navegación, se ha impuesto en Oruro y ha sabido aprovechar al máximo las vicisitudes sufridas por sus rivales en una especial de 219 kilómetros que ha acabado acortándose por las condiciones meteorológicas. En la categoría de coches, Sébastien Loeb se hace con su segunda victoria del año en la que ha sido una etapa de alto riesgo.


En el punto de mira

La caravana del Dakar se ha adentrado en el corazón mismo del altiplano boliviano. Un paisaje de ensueño que en un abrir y cerrar de ojos se puede transformar en una pesadilla para los competidores. Por su parte, los pilotos deberán adaptarse a la fabulosa variedad de terrenos, saber franquear las dunas y, sobre todo, destacar en un ejercicio de navegación capaz de revolucionar en cualquier momento las clasificaciones, habida cuenta de la inestabilidad de las jerarquías propuestas aquí en Sudamérica.

Lo esencial

Con una regularidad encomiable desde el inicio del rally, Sam Sunderland esperaba su momento para dar la campanada. Objetivo cumplido con creces este viernes al obtener su segunda victoria de especial en el rally, que le permite tomar las riendas de la general. El inglés ha sido el único que no ha perdido el norte en las dunas bolivianas, al contrario que Pablo Quintanilla, Xavier de Soultrait, Matthias Walkner o Joan Barreda, que han perdido muchísimo terreno. En quads, Kees Koolen ha puesto toda la carne en el asador para alzarse con su primera victoria en el Dakar y obtener una ventaja considerable sobre Gustavo Gallego. En coches, el mayor beneficiado en el día de hoy ha sido Sébastien Loeb, que se embolsa su segunda etapa en 2017, la sexta ya de su incipiente carrera, y ha sabido resistir a los embates de Nani Roma al final de la especial para sacar 44 segundos al gigante de Folgueroles. Stéphane Peterhansel se pone en cabeza de la general, una clasificación en la que hoy se han hundido Mikko Hirvonen y Giniel de Villiers por culpa de los errores de navegación. En la categoría de camiones, Gerard de Rooy ha encadenado una segunda victoria consecutiva, cogido ritmo de crucero y tomado las riendas de la general. En esta ocasión, el segundo clasificado ha sido el Kamaz de Eduard Nikolaev, que se hace con la plata tanto en la etapa como en la general. 

La actuación del día

Al contar ya con cuatro coches oficiales, Peugeot se ha dotado de los medios para asegurarse el podio final de Buenos Aires, pero hay un quinto 3008 DKR que de vez en cuando depara sorpresas con un tal Romain Dumas al volante. El piloto galo participa en su tercer Dakar y en cada etapa se aprecian mejoras en su conducción y en los resultados de las especiales. Este expiloto de enduro se ha colado por primera vez en el Top 5 en la quinta etapa, a menos de un minuto del coche oficial de Cyril Despres. Gracias a Dumas, la marca del león rampante se ha permitido el lujo de colocar cuatro coches en los cinco primeros puestos.

Un duro revés

El jueves por la tarde era líder incontestable de la general con más de 18 minutos de ventaja, pero a Joan Barreda se le ha venido el mundo encima en la jornada de hoy. En primer lugar, el piloto oficial de HRC ha recibido una hora de penalización por haber repostado en la cuarta etapa fuera de la zona autorizada, para después vivir un auténtico calvario tras perderse cerca del kilómetro 150 km de la especial. El castellonense regala 37 minutos al vencedor de la etapa y se hunde en la clasificación general a 1h12’.

El dato

En las cinco etapas disputadas, se han proclamado cinco ganadores distintos en la categoría de motos: hoy, Sam Sunderland. Antes que él vencieron Juan Pedrero, Toby Price, Joan Barreda y Matthias Walkner, y la carrera se presenta más abierta que nunca.

©ASO

No hay comentarios:

Publicar un comentario