Publicidad Movil

Publicidad

miércoles, 11 de enero de 2017

Barreda, en busca del prestigio y Loeb, de la general.

Con 1h10 de retraso sobre Sam Sunderland en la general, se tendría que producir un milagro para que Joan Barreda se proclamara vencedor en este Dakar. Con todo, lograrlo pasa por adjudicarse victorias de especial, como la cosechada hoy en Salta. En el caso de Sébastien Loeb, su tercer triunfo en el rally le ha servido en bandeja las riendas de la general.


En el punto de mira

El Dakar se ha despedido del altiplano boliviano y ha puesto rumbo a Argentina. La ruta ha brindado a los pilotos primero una sección de fuera de pista, donde tan pronto vadeaban un río como navegaban por las dunas. Los competidores han vuelto a sufrir el azote del tiempo; las lluvias de los últimos días han desbordado importantes ríos y obligado a los organizadores a modificar el recorrido, neutralizando todo el tramo final de la parte boliviana de la especial.

Lo esencial

Sin la menor presión en la general, Joan Barreda ha podido rodar a sus anchas y atacar a placer, algo que le encanta y le ha permitido, de paso, hacerse con su segunda victoria de especial en la edición 2017 con una amplia ventaja sobre los pilotos oficiales de KTM Matthias Walkner y Sam Sunderland. Este último ha aumentado su renta en la general. En la categoría de quads, Ignacio Casale se ha embolsado su primera victoria de especial con un margen de 5’39 sobre el líder del rally, Sergey Karyakin, y se recoloca en la general. En coches, Sébastien Loeb ha aprovechado su posición en la salida, por detrás de Stéphane Peterhansel, para escalar posiciones, dejar atrás a su compañero de equipo y convertirse en el primer piloto con tres victorias en 2017. El francés se ha llevado de paso la cabeza de la general. Ambos pilotos parecen estar varios pasos por delante del resto de rivales. En camiones, Martin Van Den Brink se ha hecho con su segundo triunfo en 2017 con una raquítica ventaja de 17 segundos sobre Federico Villagra. Dmitry Sotnikov, por su parte, toma las riendas de la general al volante de su Kamaz.

La actuación del día

Walter Nosiglia está disfrutando como un niño de su primer Dakar. El novato boliviano no deja de progresar al manillar de su Honda privada y ha terminado la etapa del día en una más que meritoria 14ª posición, a solo 15 minutos de un Joan Barreda implacable. Una actuación sin duda prometedora de cara al final de la segunda semana.

Un duro revés

Segundo en la general esta mañana, Simon Vitse, que recordemos se estrena en el Dakar, se veía en el podio final de Buenos Aires. Sin embargo, la etapa 8 ha resultado fatídica para el piloto de 26 años, que ha roto su quad tras solo unas decenas de kilómetros de especial. Después de horas tratando de reparar su Yamaha Raptor 700, el francés se ha visto obligado a abandonar.

El dato

Al colocar tres vehículos en las tres plazas de honor de la etapa 8, Peugeot firma su segundo triplete del rally. Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz y Sébastien Loeb ya le regalaron a la marca del león un podio completo al término de la segunda etapa, y hoy la clasificación general está también dominada por la firma de la mano de Loeb, Peterhansel y Despres.

La reacción

Sam Sunderland: “No quiero pensar en la victoria; la meta final aún está lejos y pueden ocurrir muchas cosas. Todo el mundo sufre percances en el Dakar, así que es fácil perder tiempo. Este es el tipo de situación que hay que saber gestionar. Un Dakar se gana en una mala etapa, no en una buena.”

©ASO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario